Zenón de Citio: Ninguna pérdida debe sernos más sensible que la del tiempo, puesto que es irreparable.