Rosa Luxemburgo: Quien no se mueve, no siente las cadenas