Robert A. Heinlein: Nunca aprendí de un hombre que estuviera de acuerdo conmigo.