Napoleón Bonaparte: Nada es más difícil y por lo tanto más querido, que ser capaz de decidir.