William Wordsworth: No son los militares quienes empiezan las guerras, sino los políticos