William Wallace: Todos los hombres mueren, pero no todos los hombres viven.