Stanley Baldwin: Las guerras acabarían si los muertos pudieran volver.