Moshe Dayan: La libertad es el oxígeno del alma