Leo Tolstoy: Los guerreros más fuertes son estos dos: el tiempo y la paciencia.