Jean de La Fontaine: La tristeza vuela en las alas del tiempo