David Brinkley: Un hombre de éxito es aquel que puede poner unos cimientos firmes con los ladrillos que otros le han arrojado.